• Fenomen. del Espíritu

    Revisión página por página del libro de la Fenomenología del espíritu con el profesor Carlos Pérez Soto 2015...

  • Nueva Antipsiquiatría

    Seminario y Presentación del libro "Una nueva Antipsiquiatría" Carlos Pérez Soto. Descargar Audios.

  • La Educación Prohibida

    Documental "La Educación Prohibida", entra para ver Online por Youtube o Descargar desde Mediafire.

  • Filosofía Aquí y Ahora

    Filosofía Aquí y Ahora, serie conducida por José Pablo Feinmann ,Todas las temporadas por Mediafire.

  • Mentira La Verdad II

    Mentira La Verdad, serie de Filosofía conducida por Darío Sztainszrajber, Subida por Mediafire.

  • Congreso Hegel 2012

    Congreso Internacional Hegel 2012: Ver Online Mesa 6 del día Jueves 13 de Septiembre: Carlos Pérez y Juan Ormeño.

  • Idea Lucha de Clases

    Curso "La idea de Lucha de Clases en el Marxismo" con Carlos Pérez Soto. Ver Vídeos de las Clases Online.

  • Segunda Temporada

    Segunda temporada de Grandes pensadores del siglo XX, serie de entrevistas a reconocidos pensadores. Por Mediafire.

  • Historia del Marxismo

    cátedra impartida por Carlos Pérez Soto durante el año 2010 en la Universidad Arcis de la Sede Libertad

  • Introducción a Hegel

    Grabaciones de las clases de "introducción al pensamiento de Hegel", con el profesor Carlos Pérez Soto...

  • Mentira La Verdad

    Mentira La Verdad, serie de Filosofía conducida por Darío Sztainszrajber, Subida por Mediafire.

  • Primera Temporada

    Grandes pensadores del siglo XX, serie de entrevistas a reconocidos pensadores del Siglo pasado. Por Mediafire.

  • Fenomen. del Espíritu

    Revisión y discusión página por página del libro de la Fenomenología del espíritu con el profesor Carlos Pérez Soto...

  • Foro Ley Hinzpeter

    Foro contra le ley Hinzpeter realizado el día 30 de Mayo del 2012 en el marco de la "semana de agitación"...

  • Zeitgeist III

    Zeitgesit III Moving Forward es la tercera entrega de esta espectacular saga de Documentales...

  • Sobre la Violencia

    Foro-Debate: ¿Respuestas violentas a un Sistema violento?: La acción del Estado y la resistencia callejera

  • Grito por la Educación

    Video documental en torno al movimiento estudiantil 2011. Trabajo realizado por estudiantes españoles en Chile

  • Política Hoy (U.Arcis)

    El día Miercoles 25 de Mayo se realizó una mesa de debate: ¿Qué significa hacer política en el Chile actual?...

  • Filosofía Hoy (U.Arcis)

    El día Martes 26 de abril se realizó una mesa de debate titulada "Filosofía Hoy". M.Vicuña, C.Pérez Soto....

  • SPSS 1.7 en Español

    SPSS Statistics, paquete estadístico y de administración de datos para los analistas e investigadores.

  • ATLAS.ti 5

    ATLAS.ti 5, paquete estadístico y de administración de datos Cualitativos para los analistas e investigadores sociales.

  • Biblioteca Infernal

    Si andas buscando algun libro digitalizado ingresa a la biblioteca de Sicario Infernal. ...

  • Lista de Grabaciones

    Lista con las grabaciones que hemos subido. Principalmente relacionado con la carrera de sociología...

  • Grabación Encuentro de Contrapsicología

    Fue realizado el día 1 Martes 09 de noviembre 2010 en la Universidad de Chile...


Reseña del libro "El concepto de Ciencia en Marx" de Rafael Echeverria
Carlos Perez Soto
Profesor de Estado en Física

El libro de Rafael Echeverría empieza con dos frases cortas y expresivas: "Fui marxista. Ya no lo soy". La larga Introducción, que parece dar sentido a todo el texto, se encarga de explicarnos la conexión entre una cosa y la otra a través de una serie de peripecias personales, ligadas a las catástrofes de la democracia chilena y el socialismo real, en un estilo bastante repetido en nuestro país (véanse, por ejemplo, los intentos análogos de Luis Guastavino, Antonio Leal, o Sergio Bitar), y a lo largo de toda América Latina durante ya más de treinta años.

En medio de este recuento que, como testimonio, sólo agrega una gota más al mar de regresiones, autocriticas y arrepentimientos sobre los que se han construido las "transiciones a la democracia" en nuestro continente, aflora lo que formalmente sería el objetivo del libro. Hace unos treinta años Rafael Echeverría descubrió, con cierto asombro, que el proyecto científico de Carlos Marx había fracasado, escribió una documentada tesis académica al respecto y hoy, como una especie de fantasma que quisiera exorcizar, ha decidido darla a conocer, al menos en sus líneas argumentales más importantes.

Consideradas estas dos partes como los aspectos centrales de la obra surge, sin embargo, una fuerte asimetría, que no se limita al número de páginas que dedica a cada una. En ninguna de estas dos partes, ni de ninguno de los argumentos que presenta, se sigue razonablemente la constatación con que los inaugura: "fui marxista, ya no lo soy". La apertura del texto, contundente, queda, a pesar de las circunstancias que expone, rodeada de un cierto misterio, y los argumentos aparentemente sólidos de su parte principal corren así el riesgo de aparecer como una mera racionalización de una decisión cuyas causas profundas y consecuencias quedan relativamente en la sombra. Y esto hace que, a la luz de toda la trayectoria posterior del autor, dedicada en su mayor parte a intervenciones organizacionales para mejorar el clima laboral en empresas, su decisión de publicar este retaso de crítica al marxismo treinta años después resulte aún más misteriosa.

La crítica del profesor Echeverría a Marx se centra en dos aspectos que, para él, son consecuencia uno del otro. El primero es el entusiasmo de Marx, a partir de 1857, por la Lógica de Hegel, que lo habría llevado no sólo a malinterpretar y empobrecer a este filósofo, sino a distorsionar su propio método y proyecto de investigación. El segundo, derivado de esto, sería el fracaso de Marx en cuanto a establecer una formulación eficaz del método científico que le permitiera completar su crítica de la economía capitalista, en particular, deducir una manera de derivar los precios reales de las mercancías de su valor de cambio.

Su argumentación en el primer aspecto, su crítica a la influencia de Hegel, está desgraciadamente atravesada por los errores sistemáticos y las curiosas lecturas en que la tradición académica inglesa suele incurrir desde que Bertrand Russell puso de moda en Inglaterra el criticar a Hegel sin leerlo. El texto de Echeverría abunda en este ámbito en notorias tonteras que ningún hegelólogo actual medianamente serio aceptaría, sin más apoyo que algunas citas de la Lógica de la Enciclopedia, extraídas de una dudosa traducción al inglés. Él mismo reconoce que en este punto sigue de cerca las críticas formuladas por Lucio Colletti (quien, a su vez, sigue a Galvano della Volpe quien, a su vez sólo esgrime contra Hegel a Aristóteles…), pero con esto no hace sino retroceder el origen de esta constatación lamentable. El punto culminante en toda esta línea argumentativa, notoriamente la más débil del libro, es el momento en que, curiosamente, afirma que la lógica de Frege habría "demostrado" que no puede haber contradicciones efectivas en la realidad. Una notable idea ante la cual retrocederían con algo de espanto no sólo los hegelógogos más calificados sino incluso cualquier filósofo que se dedique a la lógica formal.

Su incompetencia en este ámbito, sin embargo, resulta en rigor secundaria respecto de la tesis central del libro que, lejos de disquisiciones filosóficas sobre la contradicción o el idealismo, se mueve más bien en el terreno de la economía política. Claramente en esta línea el profesor Echeverría muestra una erudición y una coherencia sustancialmente superior a la que exhibe en su incursión por Hegel. Y esta es la parte de su trabajo, por lo tanto, más allá de sus confesiones y sus pretensiones filosóficas, que debería ser considerada como la más importante y digna de mérito de todo su intento.

En cuanto meramente a la forma, sin embargo, se podría decir que su déficit en este plano es exactamente inverso al que muestra en su tratamiento de la cuestión hegeliana. Mientras que respecto de Hegel se atiene a una hipótesis general (errónea) sobre el carácter y sentido de la obra del filósofo, descendiendo sólo ocasionalmente para avalarla con citas más bien aleatorias, en el caso de Marx registra hasta el más mínimo apunte no publicado del autor para llegar a una conclusión que no logra contemplar el propósito y sentido general de su obra.

En cuanto al contenido explícito de la tesis que quiere demostrar, que Marx no respetó lo que él mismo declara como su método, se podría argüir que adolece de una cierta trivialidad: ni Newton, ni Galileo, ni Einstein, respetaron de manera uniforme y consistente el método que declaraban aplicar. En general un gran autor no puede ser juzgado por lo que dice, o cree, de su propia obra. Es perfectamente posible que un autor crea estar haciendo algo y que el contenido contundente de sus ideas apunte en otra dirección, o sea reconocido a pesar de sus opiniones. Este es notoriamente el caso, por decir lo mínimo, de Freud, de Heidegger, o de Sartre. No podemos considerar, por lo tanto, que al mostrar tal inconsistencia el profesor Echeverría haya logrado mostrar una fractura mayor en los argumentos de Marx. Nuevamente este asunto, al que dedica considerable esfuerzo, no puede ser considerado el punto central de su trabajo.

Puestas las cosas en estos términos, entonces, el asunto central, el único contenido polémico real, de todo el libro es la demostración de la incapacidad de Marx de deducir los precios reales de las mercancías a partir de la teoría del valor - trabajo, teoría que Marx insiste reiteradamente en poner como fundamento de su crítica de la economía capitalista.

Enfrentada como una cuestión de hecho: ¿dedujo Marx los precios de las mercancías a partir de la teoría del valor?, la respuesta es, claramente, no. Y es una respuesta que favorecería los propósitos del profesor Echeverría, si no hubiese sido establecida ya, desde los años treinta, por una serie de economistas ingleses, entre los que destaca, por decir sólo un nombre, Joan Robinson.

Enfrentado este asunto como un problema teórico, en cambio, la pregunta, así formulada, es claramente insuficiente. El asunto es más bien: ¿es necesaria esta fórmula de conversión de valor a precio para que la teoría de Marx sea consistente? Y todavía, pero ahora en términos políticos: ¿es necesaria esta fórmula de conversión para que la crítica de Marx a la economía capitalista sea consistente?

Dejo la primera pregunta, teórica, a la erudición de los académicos interesados en la tinta de los textos. Ciertamente es un asunto importante, y merece una consideración detenida. Al respecto sólo puedo sugerir lo siguiente: quizás el nudo de todo el asunto está en atribuirle a Marx el mismo tipo de epistemología y los mismos propósitos que son propios de la ciencia económica convencional o, de otra manera, en no reconocer que podrían haber importantes diferencias epistemológicas, y de sentido y propósito, entre la obra de Marx y la tradición académica que inauguraron Say, Cournot, Jevons y Walras.

Desde luego, no sólo el fundamento sino el procedimiento permanente de Marx es fuertemente historicista, globalista, situado, político. Cuestiones que contrastan de manera directa con las opciones explícitas de la economía convencional. Es notorio que el análisis de Marx es un análisis de clases y de procesos históricos, no de agentes económicos individuales ni de eventos económicos particulares. En buenas cuentas la pregunta crítica de Marx no es cómo éste capitalista explota a tales obreros, o aquel se hizo rico, sino cómo la burguesía, como clase social, incrementa su riqueza históricamente a partir de la plusvalía que extrae del proletariado como clase.

Las mismas categorías económicas particulares deberían ser vistas a la luz de esta profunda diferencia de método y propósito. Mientras la categoría valor de cambio debería ser considerada como una variable empírica histórica y global, que puede ser determinada sólo a través de largas series de productos, en ramas enteras de la producción, la categoría precio es de hecho una variable empírica local, temporal, que se puede determinar de manera directa en encuestas simples, como las que hace el Instituto Nacional de Estadísticas. Para que el argumento global de Marx sea consistente basta con postular que los precios, puntuales y locales, oscilan por sobre y bajo el valor de cambio en cada mercancía, y que esta oscilación tiende, histórica y globalmente a ese valor. El efecto inmediato de esta hipótesis es que si bien un capitalista cualquiera se puede hacer rico aprovechando de manera conveniente las oscilaciones de los precios, por cada uno que lo haga otros tantos quebraran, de tal manera que el resultado global e histórico es que el enriquecimiento de la burguesía como clase sólo se debe a su apropiación de valor de cambio, bajo la forma de plusvalía.

Si esto es así, se puede responder a la segunda pregunta, la más política: en rigor, para que la crítica de Marx a la economía capitalista sea consistente, no es necesario que su teoría contenga alguna fórmula precisa que permita calcular los precios actuales y locales a partir del valor - trabajo contenido en una mercancía.

Pero esta respuesta compromete a su vez a la espectacular afirmación inicial: "fui marxista, ya no lo soy", y a la pretensión de que la tesis desarrollada en este libro contribuiría a justificarla. La conexión entre la tesis sobre el valor y el precio que el libro defiende y el cambio ideológico que la primera afirmación enuncia es meramente incidental, biográfica. Las razones por las cuales el profesor Echeverría dejó de ser marxista no se pueden encontrar en este libro.

Carlos Pérez Soto
Profesor de Estado en Física
Punta de Tralca
21 de Julio de 2012

2 Respuestas para Carlos Pérez Soto: Reseña del libro "El concepto de Ciencia en Marx" de Rafael Echeverria

Anónimo
5 de agosto de 2012, 23:28

Notable

8 de agosto de 2012, 1:33

Lo que es obvio: es mas fácil virar a la derecha, centro o izquierda - popularmente conocida- que quedarse luchando en la izquierda. De los cambio de izquierda a centro hay muchos y para que nombrarlos si su ideología burguesa es evidente. Tironi sabe mucho de eso.

Publicar un comentario

Anímate a dejarnos tus comentarios. Nuestro interés aquí es ofrecer un espacio de discusión de ideas que permita enriquecer de alguna manera a las personas que visitan la Web, así que mientras más sean los puntos de vistas ofrecidos, mayor será el aporte que se podrá obtener de este espacio. Aprovechamos de avisarte que a veces Blogger automáticamente bloquea algunos comentarios. Estos mensajes se publicaran cuando la administración ingrese y los desbloquee.




    En Linea:



    Nº de Visitante:

    Contadores Gratis